Algo está pasando en el Lago Titicaca

56 270 kilómetros cuadrados tiene este gran cuerpo de agua, con impresionantes ocasos que se quedarían impresos en el ojo del alma a todo aquel que contemplase su belleza. Famosas son sus Islas del Sol y de la Luna, las islas flotantes de Puno, la exótica cultura ancestral andina, los relatos y mitos llenos de misterio, la puerta de los Dioses Hayu Marca y la artesanía, pero muchos ignoran el daño vehemente que se le está causando al lago y la fuerza espiritual que este necesita para no corromperse por completo.

El Lago Titicaca. Fuente de misteriosos mitos y avistamientos de naves extraterrestres. Considerada la cuna del Rey Inca Manco Capac y lago protagonista de muchos documentales de investigaciones místicas. Yo quiero compartir con ustedes mi sincera impresión de este lugar, mi experiencia navegando sobre sus aguas y comunicándome espiritualmente con el Deva o consciencia elemental del lago, con la finalidad de brindar consciencia a ustedes, que están leyendo este post, sobre aquello que está oculto entre las parafernalias turísticas. Mi viaje estuvo lleno de sorpresas, gratas y no tan gratas. De desencantos y confusión. La mística del lago Titicaca se está perdiendo y no hay otro responsable que el ser humano…

Quiero comenzar contándoles mis impresiones de las dos localidades que rodean el lago: Puno y Copacabana. La energía de ambos lugares es densa. Todas las personas tienen un aura de depresión. Todos aquellos con los que intercambié palabras me dejaron sorprendida. Eran incapaces de entablar conversaciones coherentes. Hablaban a medias frases y no se comunicaban con inteligencia. Incluso dentro de los contextos más básicos de la comunicación, como hacer una pregunta simple o solicitar una dirección. No entendían lo que decía, o no querían entenderlo. Había un cansancio, una necesidad, un oculto odio y una falsa sonrisa en esa gente que te ofrece servicios. Estuve varios días atónita ante tal fenómeno, y me pregunté si es que se trataba de la alimentación, o de la energía colectiva. Si es que es un patrón de neurotransmisores colectivo, pero algo está pasando con esta gente. Todos ellos se alimentan del lago, viven en sus orillas y sobreviven a costas de él. Entonces me pregunté…¿Qué esta pasando con el lago titicaca?

Al segundo día de mi estancia en Copacaba visitamos las islas del Sol y de la Luna. Existe una fuente de agua dulce sagrada para los Aymaras en la isla del Sol. Se le atribuyen poderes curativos y la capacidad de otorgar juventud. Yo, llena de curiosidad, me acerqué a beber de esta agua sagrada. Sentí, mientras entraba a mi estómago, una profunda tristeza que me embargó todo el cuerpo. Tan profunda que marchitaba todo a su paso, como una ola de agua corrupta.

Algo está pasando con el lago Titicaca! algo está pasando en los cuerpos de agua del altiplano!

Montada en la punta del calvario de Copacabana, se extendía ante mí la majestuosidad de aquel lago, como una mancha negra enorme extendiéndose hacia el horizonte. Encendí mi tabaco. Honrando a los espíritus del lugar. Cerré mis ojos y me sumergí en meditación en la búsqueda de conectar con el espíritu del Lago. Se levantó un ser similar a una gran mantaraya, con unos destellos de colores como una medusa de las profundidades del océano. Era enorme, del mismo tamaño del lago. En una comunicación breve y silenciosa me explicaba él lo que pasaba allí y lo que él está solicitando al humano hacer.

Mis estimados, El Titicaca está enfermo. Esta lleno de tristeza. Sus habitantes no lo honran, lo explotan. Cada día cruzan sus aguas un sinfín de embarcaciones repletas de turistas que traen contaminación física y energética. Los turistas y las embarcaciones por igual. A este paso se corromperá por completo. ¿No ven que es uno de los cuerpos de agua más importantes del planeta? Todas las aguas, incluyendo los grandes cuerpos de agua dulce contienen la gran malla emocional de la tierra. Todos sus animales, especialmente los cetáceos, poseen roles muy, pero muy importantes en la contención de esta malla acuosa.

Mi preocupación es evidente y mi embargó de mucha tristeza cuando el lago me explicaba lo mal que estaba. Lejos de fomentar energías de odio y decirles “no recomiendo visitarlo”, les digo, hagan todo lo contrario. Pues este cuerpo sagrado de agua requiere ser visitado y honrado. Que se le siembren cristales y holografías de luz. Que se le cante y se le armonicen las vibraciones con cuencos, tambores y fuerza de rezo. Que se le envíe fuerza espiritual para alimentarlo y que sienta él, que no está solo.

Hay mucho que hacer en la dura tarea de contribuir a la transformación de las mallas emocionales del planeta. Pero es una labor que todos podemos ir haciendo desde nuestro día a día.

-Honra al agua cada vez que te bañes y la bebas. Hazle saber que tú sabes que está viva y que entiendes lo sagrada que es.

-Cuando visites rios, lagos, el mar y cualquier cuerpo natural, realizale una ofrenda. Siembra un cristal, lleno de tu amor y tus intenciones.

-Honra el agua que vive dentro de tí. Honra el agua que cae del cielo. Cuando llueva, agradécele por hacerlo.

-Si trabajas con holografías, geometría sagrada, cristales atlantes o lemurianos, sanación cuántica, reiki o cualquier herramienta de sanación que permita trabajar a distancia, realiza sesiones de sanación para enviar luz a los diferentes cuerpos de agua de planeta. Incluyendo al Titicaca. Coloca un mapa donde el cuerpo sea visto desde arriba y sobre él coloca tus luces, tus rezos, tus cristales y todo tu amor.

Tal vez no podemos detener el movimiento turístico que está destruyendo al Titicaca y como él, muchos otros lugares sagrados. Pero sí que podemos realizar un trabajo espiritual provechoso para contener a nuestros hermanos elementales de esta tierra. Nuestros vecinos, nuestros acompañantes invisibles.

Quiero compartirles, para cerrar, una meditación de parte de una persona especial que está realizando desde hace muchos años un trabajo bien profundo y bonito con la malla acuosa, la sanación al planeta y la consciencia cetácea: Kai Luz de Sirio. También mis impresiones del Lago titicaca su flora y plantas mágicas.

V.F.