El descenso de Nefer

El comienzo de una nueva vida se manifestaba en turbulentas espirales de desesperación y tristeza. Había perdido a dos de mis hijas, algo que resulto ser difícil de tolerar después de tantos conflictos e inconvenientes por la desinformación entre el pueblo y la gente del Trono. ¿Qué paso con Nefertiti? Fue una frase que recorrió todos los muros. Los de adobe y los fastuosos pilares decorados de los templos. Había algo que no encajaba. La confusión se extendió por todo Egipto como la cebada sobre los campos. Sabe Bas’t que dentro de mi corazón ardía la llama del sufrimiento y bailaba de forma tenaz en mi pecho mientras elevaba mis plegarias a la Diosa del trono en la cabeza y enterraba una daga en mi pecho, rasgando las vestiduras de mi preciado nombre, linaje y noble posición. Estaba entre la espada y la pared. Una mujer que había hecho demasiado por esa tierra, que amaba, que miraba desde lo alto de su alcoba con aires de grandeza. Neferah amaba construir nuevas ideas, hablar con su gente, aprender de lenguajes extraños y saborear lugares lejanos. Aquella que se bañaba con leche y se vestía con las joyas de los dioses. A mis manos llegaban los aromas más finos y yo los elevaba a sus nombres. Mi hija, la más pequeña, mi preciada flor de Loto azul, fue lo único que pude llevar conmigo, pero ella, no sobrevivió el viaje. Ni mis medicinas pudieron si quiera sostener su pequeño cuerpo carcomido por el sol y las plagas. Allí, sin nada más que leche de asno hembra y algunos trozos de pan. ¡Gloria a Atón! porque a pesar de aquellas penurias y las noches en las que gritaba el nombre de mis hijas pude completar aquella travesía y asentarme por unos días en un campamento muy ruin. El cuerpo de mi hija reposaba al fin en paz debajo de un Higuero, quien llevaría su espíritu de vuelta al otro mundo. Ya no sufriría mas las penas de la carne. Y yo, yo era libre de aquel martirio porque su dolor, era mi dolor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s